Viernes Santo y la Presencia Edénica del Abwoon



En este Viernes Santo, siento que María Magdalena abre un portal tan fuerte con sus Guerreros de la Luz que vienen a nuestra dimensión terrenal para acompañarnos en el proceso de Ascensión que se desarrolla infinitamente.


El Viernes Santo fue elegido astrológicamente para recordar el Sacrificio de Yeshua en la Cruz. La noche antes de morir, Yeshua y sus discípulos participaron en la Última Cena y luego fueron al Jardín de Getsemaní. Aquí Yeshua pasó sus últimas horas orando. Yeshua y la Comunidad de Cristo amaban orar en los jardines y realizar sus Ceremonias en la naturaleza.


Se nos enseña que Yeshua murió en la Cruz para limpiarnos de nuestros pecados. En mis estudios en Arameo de los evangelios gnósticos y la Sagrada Escritura, Yeshua afirma que solo hay un pecado original: vivir en separación en oposición a la unidad. Yeshua tomó el poder de este sacrificio, este Rito Sacro, para transformar alquímicamente el dolor y el sufrimiento en luz. No quería que lo mataran, pero transformó lo que era una injusticia brutal en una ofrenda de amor y unidad para la humanidad.


Las enseñanzas de Yeshua desafiaron las principales religiones y el sistema político. Fue bautizado mediante los sacramentos de la Cámara Nupcial por Juan Bautista, que lo llevó simbólicamente al Santo Matrimonio con la Divina Madre. Este Rito Sagrado implicó el compromiso de volver a las enseñanzas del Divino Femenino y renacer en el Útero de la Divina Madre, simbolizando el segundo nacimiento, el verdadero nacimiento, como Hijo del Abwoon, la Divina Madre-Padre. Solo este primer sacramento de los 5 incluidos en la Cámara Nupcial era una gran amenaza para los poderes en control.


Se dice que cuando Yeshua entregó su espíritu, un terremoto sacudió el suelo e hizo que el velo del templo se rasgara por la mitad de arriba abajo:


"En ese momento, el Velo en el santuario del Templo se rasgó en dos, de arriba abajo. La tierra tembló, las rocas se partieron y las tumbas se abrieron. Los cuerpos de muchos hombres y mujeres piadosos que habían muerto fueron resucitados de entre los muertos. . Salieron del cementerio después de la resurrección de Jesús, entraron en la ciudad santa de Jerusalén y se aparecieron a mucha gente". (Mateo 27:51-53)


El velo del que habla Mateo simbolizaba una barrera entre el cielo y la tierra, tras la cual se guardaban secretos divinos, conocidos sólo por Dios. En los Templos, lo sagrado estaba separado de la gente.


La función prohibitiva del velo impuso restricciones a la adoración. A los adoradores en el antiguo pacto se les restringía el acceso a Dios en el templo y no podían acercarse a él en ningún momento que eligieran. Solo un sumo sacerdote que era ritualmente puro y sin defecto podía acercarse a Dios o a los objetos directamente relacionados con su adoración sin ser condenado a muerte.


Mateo habla de la muerte de Yeshua como la de un profeta inocente que inauguró la restauración de todas las cosas. Estas palabras me hacen temblar.


Este Hieros Gamos Místico que nos lleva a la Sagrada Comunión con la Madre-Padre es un hermoso camino de unidad. No se sienta ofendido si cito las Sagradas Escrituras, hay tanta belleza y poder en el simbolismo detrás de las HISTORIAS. El camino de la Unidad nos permite leer las Sagradas Escrituras de diferentes religiones y escuelas espirituales sin recibir la visión patriarcal. Cuando cito la palabra Dios, recuerdad que Yeshua se refirió a Dios como Abwoon, la Madre – Padre Divina.


Como Hijas e Hijos del Abwoon (Divino Madre-Padre), estamos aquí para restaurar y sanar y traer una nueva totalidad. No venimos con el deseo de derribar lo viejo con rabia, sino de perdonar, reparar y celebrar las infinitas posibilidades de Crear con amor. Esta es una poderosa enseñanza de Yeshua y María Magdalena.


El Velo en el Templo que se rasgó en dos significa que ya no hay una barrera física para Dios – Diosa. Los guardianes angelicales que fueron convocados para proteger este velo son desarmados y somos bendecidos con un reingreso a la presencia edénica de la Madre – Padre.


Este es el poderoso Portal que estoy sintiendo ahora. Así como el Velo se rasgó en dos, también estamos rasgando el velo interno de nuestro templo interior para restaurar nuestra relación directa con la Madre – Padre y nuestra relación directa con lo que nuestra encarnación significa para nosotros. También siento que esos hombres y mujeres santos que resucitaron de entre los muertos son los poderosos seres de luz que nos están permitiendo acceder a tanta información que no está escrita. Mateo afirma que entraron en la Ciudad Santa de Jerusalén y se aparecieron a mucha gente. María Magdalena en su Ministerio en Francia enseñó que Jerusalén no era un espacio físico, sino una morada interior. A medida que despertamos nuestro Jerusalén interior, despertamos nuestra capacidad de cultivar una relación con estos hombres y mujeres santos de diferentes líneas de tiempo.


Tomemos este día que fue escogido para recordar la brutal muerte de Yeshua en la cruz del Calvario. ¿Qué nos puede enseñar esto hoy? Ya no somos asesinados brutalmente por nuestras creencias, pero ¿podemos ser como Yeshua? ¿Podemos creer tanto en el Poder del Alma, en el despertar del alma, en el poder de la humanidad cuando estamos despiertos? ¿Puede ser esta nuestra propia Pasión? ¿Podemos comprometernos a darnos tiempo para nosotros mismos para que podamos tener acceso directo al Abwoon? ¿Y podemos nutrir nuestra asociación sagrada con lo Divino?


Bendiciones en este poderoso Portal de Pascua. Que tu Viernes Santo te lleve al Lugar Santísimo que yace dentro de ti. Que nuestra Sagrada Alianza Interna con la Divina Madre Padre se fortalezca en este auspicioso día.



Qué recibamos las bendiciones de Yeshua ya que cuando recordamos una historia estamos participando activamente de la historia y de todo lo que se recibió en ese momento.



Abwoon D´bshmaya


Ahava,

Ana Otero


249 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo