Canalización de María Magdalena. El Renacimiento



La Divina Presencia Femenina llega a ti con un mensaje de Gracia, Esperanza y Responsabilidad. El agua es la transformación que necesita la humanidad. Cuando permites el proceso de renacimiento a través de las Aguas Sagradas, comprendes de nuevo la santidad de tu encarnación. El agua te revela lo que no puedes ver. Ella es el misterio que encierra la semilla de la vida, recibiendo el Aliento Divino en su concepción infinita. Ahora te estás moviendo hacia tu verdad. Todas las capas que le impone el condicionamiento social se están despegando. A través del desprendimiento de estas capas, vuelves a casa contigo mismo. Es solo a través de la muerte que vuelves a casa en ti mismo. A medida que evolucionas, puedes experimentar muchas muertes, pero en realidad hay 2 muertes importantes en tu encarnación: la muerte de tu personalidad egoica y la muerte de tu cuerpo físico. Dices que sigues el camino de lo Divino, pero aún así juzgas, envidias, robas, chismes, deseas lo que otro tiene. Este no es el camino de la Devoción, es el camino de la esclavitud para sentir cualquier tipo de separación, ya que te mantiene enjaulado, no permitiéndote ser libre para expresar tu alma. Tu alma puede ser libre en tu encarnación humana si permites que muera la Personalidad del Ego. En esta era del mundo energético se te muestran tantas realidades, tantas posibilidades y sí, parecen infinitas, pero la única eternidad y expansión que sentirás es cuando abrazas el Camino de la madre. La Madre Divina te desnudará para que tú mismo puedas ver las cadenas de la servidumbre y te unas en la Sagrada Comunión con tu yo auténtico, tu alma. Cuando tu alma esté libre podrás ver el Rostro de la Madre. En tu desnudez, ella cubre tu cuerpo con túnicas de amor, sustento y nutrición. Cuando muere la personalidad del Ego, despiertas tu ojo espiritual. Cuando esto sucede las limitaciones en tu mente desaparecen, esta es la verdadera eternidad, es aquí donde puedes experimentar las infinitas posibilidades de Crecimiento, Sanación, Manifestación y Amor. Tu ojo espiritual te hablará en susurros, en visiones, en sentimientos, en personas, en animales, en todo lo que te rodea. Esto es parte del Lenguaje de la Luz que están llamados a aprender. Tu ojo espiritual llevará tu alma en el viaje que ella vino a realizar. Yo, María Magdalena, vengo a ti hoy como el Río Sagrado que fluye con sabiduría divina y presencia femenina sagrada, nutriéndote con el néctar de tu alma. Esté presente, consciente y responsable, y SEA siempre AMOR.

Canalizado por Ana Otero


Que la Llama de la Magdalena te Guíe todos los días en todos los sentidos.


Ahava,

Ana Otero

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo