Canalización María Magdalena. Encuéntrame en el Corazón



Encuéntrame en el corazón, en el espacio infinito donde no existen los extremos de la dualidad. Así como Yeshua es la vid enraizada en la Fuente Divina, en este espacio tú también te convertirás en esta Vid Enraizada en la Fuente Divina. Así como mi cáliz contiene el fruto de la vida eterna, tú también tienes este fruto. Este es el espacio de la Luz infinita, de la Creación infinita. Este es el espacio de la salvación, el recuerdo de su relación permanente con la Madre - Padre todo amoroso - ALaha. Aquí solo eres soberano, no puedes ser esclavo.


Ven y camina conmigo a través de las líneas de tiempo de los antiguos mientras revelo la Verdad no contada y la Sabiduría del Cosmos. Hay muchos que continúan enfadados por mi persecución. No te enfades. Regocíjate en mi nombre. No soy una víctima, nunca lo he sido, pues sin importar las circunstancias que tuve que atravesar en mi tiempo en la Tierra y más allá de este tiempo, siempre conocí la verdadera esencia dentro de mí, LA LUZ Y LA PUREZA DE ALAHA. CREACIÓN.


Ahora es el momento de que sepas la verdad de quién eres. Desnúdate por completo de lo que crees que has sido y eres, y siéntate con la desnudez de tu alma. Este es tu Sagrado Santuario, tu vacío, aquí yace la verdad de vuestra Alma encarnada que puede sentir la gloria de los cielos y también abrazar con vuestros pies a la Madre Tierra. En este vacío, tu alma irradiará a través de tu cuerpo un campo de energía que te permitirá vivir libremente, disolviendo los velos de ilusión que te han atado. Aquí entras en el centro de tu corazón y te comunicas con TODO LO QUE ES, con ALAHA. La Unión Divina Cósmica expande tu conciencia y tu simple presencia se convierte en una activación de luz que puede despertar a quienes te rodean.


En tu santuario encontrarás y recordarás las semillas de vida que plantaste antes de venir aquí. Nada nace fuera de ti, todo nace desde dentro de tu Divinidad, tu fuente, tu luz negra de la creación. Nutre tus semillas, ya que son muy valiosas y necesarias. Protege tus semillas del duro mundo que te rodea. Cuando cultives estas semillas, comenzarás a vivir en la plenitud de tu pasión y servicio, porque este es el terreno fértil en el que te expandirás. Da la bienvenida a estas semillas para que florezcan con una nueva fragancia dulce y deja que se infiltren en tu vida cotidiana. Estas son las semillas de tu ALMA.


Mi querida amada, enamórate de tu fragancia y lo Divino se llenará de tu aroma, así como tú te llenas del aroma de ALAHA. En este hacer del Amor Divino, la Creación Continúa.

María Magdalena

Canalizado por Ana Otero

Libro: María Magdalena y las Enseñanzas de la Rosa del desierto


AHAVA

123 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo