12 días santos. Día 4



Los 12 Días Santos de Navidad son practicados no solo por cristianos y gnósticos, sino que en muchas culturas ancestrales fueron vistos como un tiempo para recibir los Misterios. La Navidad es un momento tan auspicioso, un momento de oración y retiro. Ahora tenemos la oportunidad de honrar estos Altos Días Santos tal como lo hicieron nuestros antepasados, pero con un tipo diferente de reverencia. La devoción que ofrecemos en este momento está trayendo el amor y la belleza que nació en la era de Piscis (no todo fue negativo ...) a la era de Acuario.


El período de 12 días que comienza el 25 de diciembre es un período de profundo significado esotérico. El 25 de diciembre marca el despertar del corazón espiritual durante 12 días que sellarán una plantilla energética del año venidero. Estos 12 días santos están bajo la influencia directa de las Doce Jerarquías Zodiacales. Estas Jerarquías Zodiacales se proyectan en el planeta tierra, abriendo portales y activando códigos de sabiduría durante doce días. Este es un período de profundo significado esotérico y espiritual a medida que la Luz Divina se manifiesta más plenamente en el mundo, construyéndose en un crescendo, hasta que su Gloria se derrame sobre nosotros en la Epifanía.

El 28 de diciembre honramos el día 4 de los 12 días santos. Honramos la Jerarquía Zodiacal de Cáncer comprometiéndonos con la VIVIENDA DENTRO DE LA CASA ILUMINADA. En el Signo de Cáncer se nos insufló el Aliento de vida y nos convertimos en un Alma viviente en un recipiente.


En tu proceso de encarnación; ¿Tu casa está iluminada? Casa aquí se refiere a tu Templo del Cuerpo y todo lo que llevas dentro de esta encarnación. ¿Estás emanando luz u oscuridad? Cuando llevamos la luz nos convertimos en la atracción magnética de nuestra alma, atrayendo así los sagrados deseos del alma que son parte de un destino superior. Cuando emanamos oscuridad, experimentamos separación. Nuestro propósito al trabajar con la Luna, que gobierna a Cáncer, es purificar las huellas emocionales del Karma para conectarnos con una Unidad Neptuniana. Cuando entendemos que somos la Luz Interior y Cultivamos la Luz Interior, las Aguas Cósmicas ya no están contenidas ni restringidas por estas huellas kármicas. Hay una explosión infinita de estas aguas y damos a luz al Divino Niño.


Hoy estamos en el Santo Vientre. Dediquemos tiempo a cultivar nuestra Luz. Esta no es la luz que es la polaridad de la oscuridad, esta no es una luz sujeta a la dualidad. Esta es la Luz Divina. Recuerda que eres amor e infinitamente sostenido por la Madre Divina. Que tengas un bendito día santo. Abwoon D´bshmaya Que la Llama de la Magdalena te guíe todos los días en todos los sentidos. Ahava, Ana Otero

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo